Ruta Por La Historia

Ruta Por La Historia

sábado, 30 de mayo de 2015

Abraham Lincoln

Tras cuatro años de sangrienta guerra fratricida entre los Estados del Norte y del Sur, la paz parecía volver a los Estados Unidos, y con ella un intento por retornar a la tranquilidad social previa al conflicto, por ello, y sólo tres días después de que en conflicto finalizase el Presidente Lincoln y su esposa deciden acudir al Teatro Ford para ver una comedia, “Our American Cousin”.

Abraham Lincoln
Abraham Lincoln
“Todo ocurrió un 14 de abril. La paz acababa de ser firmada y teníamos que procurar que, por el bien de la Nación, el pueblo recuperase la tranquilidad y el sosiego que se habían visto rotas por el estallido de la guerra con nuestros hermanos del Sur. Por esa razón, invité a mi más ilustre colaborador en el conflicto, Ulysses S. Grant, a que junto a su esposa nos acompañase a mi amada Mary Todd y a mí a presenciar una comedia que se representaba en el cercano Teatro Ford.

our american cousin
Cartel de la obra "Our american cousin"
El General, muy amablemente, tuvo que rechazar nuestra invitación, ya que su esposa y el debían partir en el tren que salía con destino Filadelfia esa misma tarde para atender unos asuntos familiares. Tras finalizar la reunión y desearle un viaje tranquilo, ofrecí la invitación al Mayor Henry Rathbone, quien aceptó encantado y me dijo que le acompañaría Clara Harris, su preciosa y joven prometida.

Al llegar a la Casa Blanca le comunique a mi esposa, que el Mayor y su prometida nos acompañarían al teatro, pero que antes tenía pendiente una reunión con Henderson, el Senador de Misuri. Esta reunión se alargó más de lo pensado, ya que el Senador me pidió que firmase una gracia a favor de un condenado por espionaje a favor del Sur, tras mucho pensarlo acepté a firmar dicho perdón, ya que las heridas de la guerra era mejor cicatrizarlas.

Tras despedirnos del servicio partimos a gran velocidad hacia el Teatro, pues llevábamos cierto retraso. Tanto retraso fue que llegamos cuando la obra estaba empezada. Tras llegar al palco, la obra se paró y el público puesto en pie rompió en aplausos hacia nosotros, asentí con la cabeza y pedí que continuase la obra. La obra avanzó con cierta fluidez y parecía entretenida, en cierto momento quise tener un gesto de cariño hacia mi esposa y cogí su mano, a lo que ella me dijo que pensase en la opinión de nuestro invitados ante tal gesto, algo le dije en broma, pero no recuerdo bien el que, ya que en esos momentos me pareció ver a alguien conocido entre el público, por lo que me incliné para mirar bien y en ese momento escuché un fuerte estallido y sentí un enorme dolor de cabeza que me obligó a caer hacia delante.

Booth shoots Abraham Lincoln
John Wilkes Booth disparando al Presidente Lincoln
Aturdido escuche ruidos y gritos, y solo acerté a ver pasar una capa delante de mi a la que intenté agarrarme con todas las fuerzas. Tras eso, el dolor fue en aumento y sólo pude escuchar que alguien gritó “Sic semper tyrannis”, el lema de Virginia. Después, la oscuridad absoluta….”

Este relato, con ciertas licencias, es lo que posiblemente hubiese contado el Presidente Abraham Lincoln si hubiese salido con vida del atentado aquel 14 de abril de 1865, pero como todos sabemos no fue así, ya que tras diez horas de agonía el Presidente de los Estados Unidos fallecía.

Capilla Ardiente Lincoln
Capilla ardiente del Presidente Lincoln
En el programa de esta semana hemos querido realizar un repaso por las vidas tanto del propio Lincoln como se la mano ejecutora de la acción, un actor llamado John Wilkes Booth. Posteriormente hemos analizado como fue la acción y posterior huida del asesino presidencial, pero, ¿sabíais que el asesinato de Lincoln solo era una parte del plan que buscaba desestabilizar al Gobierno de los Estados Unidos? Esa noche no solo debería haber muerto el Presidente, la conjura liderada por John Wilkes Booth debía asesinar al Vicepresidente Andrew Johnson y al Secretario de Estado Seward, pero por diferentes razones los planes no salieron como ellos pensaban, si quieres saber las razones deberás escuchar nuestro programa.

Esperamos que os guste.
                                                  
                                                      Enlace directo al Podcast


sábado, 23 de mayo de 2015

Stalingrado

En 1941 el ejército alemán avanzaba por Europa como un rodillo, pocos países quedaban por poner bajo su yugo, incluso de los pocos que quedaban muchos ya eran pro-nazis. El único bastión de resistencia era Inglaterra.

No obstante,  una decisión de Hitler que no era compartida (aunque no lo expresaran públicamente) por sus generales cambió el rumbo de la guerra. El Führer ordenó llevar a cabo la invasión de la URSS, la llamada Operación Barbarroja

Con dos frentes abiertos el avance se vio ralentizado en ambos frentes, pero a pesar de ello, las tropas alemanas avanzaban por el frente oriental hasta llegar a las puertas de Moscú. Aunque fue más al sur donde los alemanes descubrieron el infierno, Stalingrado.

Stalingrado
Stalingrado
El 23 de agosto de 1942, y siguiendo los planes de la Blitzkrieg, sobre la ciudad de Stalingrado se arrojó 1 tonelada de bombas mientras que los panzers del VI Ejercito dirigidos por Paulus avanzaba hacia la ciudad.

ruinas de Stalingrado
Stalingrado tras los bombardeos alemanes
Una semana después de los bombardeos, los primeros blindados alemanes entraban en los suburbios de la ciudad, y ahora comenzaba una guerra que era desconocida para ellos. Debían combatir calle por calle, casa por casa, alcantarilla por alcantarilla. La tropa alemana bautizó este tipo de guerra como Rattenkrieg o Guerra de Ratas.
Rattenkrieg
Soldados luchando calle a calle
A pesar de la brava resistencia soviética, en octubre los alemanes habían ocupado el 80 por ciento de la ciudad. No obstante, cuando el Ejercito alemán se preparaba para resistir en crudo invierno, el Ejercito Soviético planeó una maniobra de "pinza" para dejar aislado al VI Ejército Alemán, la llamada Operación Urano. El 19 de noviembre se lanzó el feroz ataque, y tras encarnizadas luchas, el VI Ejército de Paulus quedó embolsado en Stalingrado con 250.000 hombres y sin casi suministros.

Beso del cerco de Stalingrado
Encuentro de las tropas soviéticas tras finalizar el cerco
A pesar de las promesas de reabastecimiento aéreo de Goering por parte de la Luftwaffe, estas nunca llegaron, por lo que Paulus mandó a Hitler por radio el siguiente mensaje:

"Mi Führer: Se nos agotan las municiones y el combustible. El abastecimiento necesario es imposible. En estas circunstancias, solicito plena libertad de acción." Paulus

Hitler denegó tal permiso, y nombró a Paulus Mariscal de Campo, un ascenso que llevaba consigo un mensaje. Ningún Mariscal de Campo alemán se había rendido al enemigo, antes se había suicidado. Mientras, en el interior de la bolsa de Stalingrado la comida escaseaba y tras comerse todos los animales que encontraban, llegó el momento del canibalismo.

Tras fuertes ataques soviéticos,  el 31 de enero Paulus se rendía con los 90.000 soldados (de 250.000) que aun seguían con vida, aunque la rendición oficial fue dos días más tarde.

Paulus rendición en Stalingrado
Rendición de Paulus
La batalla que costó la vida de más de un millón de personas había finalizado


Stalingrado hoy
Monumento en recuerdo de la Batalla de Stalingrado
Esperamos que disfrutéis del programa
                                                                                      
                                                       Enlace directo al Podcast